La sima de Peralveche

Sima muy conocida por los vecinos del pueblo

Dirección

Peralveche

GPS

40.610990036482, -2.4496756083199

Dirección

Peralveche

GPS

40.610990036482, -2.4496756083199

Sima de Peralveche

Otro de los lugares de interés con los que cuenta Peralveche, es su conocida sima, a la cuál, a falta de conocer su nombre, llamaremos la Sima de Peralveche.

Se encuentra ubicada en los alrededores de la nueva ETAP (estación de tratamiento de agua potable) que hace muy poco se ha construido en el propio término municipal de este bonito pueblo.

De momento, no daremos más datos sobre su emplazamiento exacto, ya que no es un lugar ni mucho menos acondicionado para la visita, más bien todo lo contrario, ya que su exploración solamente tendría que llevarse a cabo por gente experimentada en este tipo de terrenos y deportes bajo tierra.

Aunque a lo largo de los años, han sido mucho los vecinos que con idea y sin ella, se han adentrado en la sima buscando nuevas aventuras.

El acceso es muy fácil, no requiere de ningún tipo de equipamiento, solamente algo de agilidad para descender por dos grandes piedras a modo de escalón. La boca se encuentra delimitada por un pequeño muro de mampostería a los pies de una gran encina.

Desde fuera, el aspecto es húmedo y verdoso, con multitud de helechos y musgos adheridos a la pequeña boca justo por donde pasan los pocos rayos de sol que consiguen penetrar poco más que lo justo para iluminarla entrada . Una vez dentro el paisaje cambia por completo y pasa a ser el típico de estas cavidades subterráneas formadas en terrenos calcáreos.

Posee múltiples galerías de las cuales no hay mucha información sobre su longitud ni dirección, y alguna que otra sala de tamaño bastante grande. En su mayoría sus techos y paredes calizos están cubiertos por cantidad de espeleotemas, estalactitas o coladas formadas por el paso de agua corriente cargada de carbonato cálcico, ya que cuando caen abundantes precipitaciones estas cavidades se ven convertidas en paso de un río subterráneo el cuál desaparece por un pequeño sumidero.

En la misma boca del sumidero podemos observar una curiosidad, ya que hay amontonados numerosos restos óseos de animales que buscando refugio, por accidente o enfermedad, se han visto atrapados y no han conseguido volver ha salir. Estos restos, son arrastrados por el agua, pero se quedan atascados y poco a poco se van integrando en el paisaje de la cueva al ser recubiertos de capas y capas de roca caliza disuelta.

También existe un pequeño manantial permanente con agua recién filtrada del subsuelo, que por lo general suele estar activo y el cuál ha formado una especie de fuente represada, muy parecida a la que encontramos en lo más profundo de la Sima de Alcorón.

Por último destacar una vez más sus formas y colores, el trabajo modelador del agua aquí es impresionante; caprichosas siluetas, coladas, banderas…; colores que van desde los rojizos y anaranjados, hasta los colores más oscuros y totalmente negros como el ébano, pasando por el blanco puro de la roca caliza. En fin, otra maravilla más de la naturaleza, esta vez, bajo el término municipal de Peralveche.