Ermita de Ribagorda (Peralejos de las Truchas)

Una de las ermitas mas emblemáticas del Alto Tajo

Dirección

A 4 km de Peralejos de las Truchas

GPS

40.5686902, -1.8959424

Dirección

A 4 km de Peralejos de las Truchas

GPS

40.5686902, -1.8959424

Ermita de Ribagorda

A unos 4 km del pueblo de Peralejos de las Truchas se sitúa la ermita de la Virgen de Ribagorda, sobre un amplio prado al pie de La Muela de la que toma el nombre.

Se trata de una de las más emblemáticas ermitas del Alto Tajo. Es un compacto y sobrio edificio, con fábrica actual fechada en el siglo XVIII, cuya titular, la Virgen de Ribagorda, patrona de Peralejos, se cobija en la parroquial de San Mateo de esta localidad serrana; como en muchos otros santuarios marianos, se trata de una imagen románica encontrada, según la leyenda, por un cabrero en el interior de una cueva a la orilla del Tajo, custodiada en este caso por el cadáver incorrupto de un guerrero-ermitaño.

Aunque se cree de origen medieval, fue reconstruida en el siglo XVIII con una casa adosada para guardianes y las celebraciones conmemorativas del Ayuntamiento y Cofradía de Peralejos.

Cada año, en Pascua de Pentecostés, se celebra una romería en la que la virgen de Ribagorda es trasladada desde el pueblo hasta la ermita de Ribagorda.

Suele ser zona de paso y descanso para el ganado, por lo que no es raro encontrar rebaños allí. Hay que tener en cuenta que estos rebaños suelen estar custodiados por mastines que alertaran de cualquier presencia extraña bajo la sombra de la fresca chopera.

Podemos llegar a esta ermita tanto a pie como en vehículo. Uno de los caminos a seguir, tanto para vehículos como senderistas, lo tomaremos en el frontón de la localidad de Peralejos de las Truchas, el cual nos llevará en un paseo de unas dos horas aproximadamente.

La otra opción es tomar el inicio del tramo de GR 113 que se encuentra en la carretera que une dicha localidad con el Puente del Martinete, poco después de pasar el camping, nos encontraremos con un cartel que nos marcará el camino a seguir, siempre acompañado por las características marcas de sendero de gran recorrido en color rojo y blanco hasta la mismísima ermita de Ribagorda. Esta última opción nos llevará cerca de media hora más que la anterior, pero nos permite también transcurrir por antiguos caminos y conocer mejor el paisaje y recursos naturales de los pueblos de la zona.