Cascada del Molino de Arriba (Peralejos)

Presa que va a ser eliminada, disfrútala mientras puedas

Dirección

Peralejos de las Truchas

GPS

40.579941, -1.9162067

Dirección

Peralejos de las Truchas

GPS

40.579941, -1.9162067

Cascada del Molino de Arriba

La cascada del Molino de Arriba, en la localidad de Peralejos de las Truchas, es una cascada artificial que surge de la construcción de una antigua presa, ahora prácticamente abandonada. Una zona que sin llegar a ser un área recreativa si que puede servir para pasar un buen rato cerca del río. Hay una pequeña zona donde aparcar justo al lado de un antiguo albergue ahora en desuso.

<< Entorno

Se trata de una zona perfecta para disfrutar de la naturaleza. Para llegar debemos tomar la pista de tierra que sale desde el frontón de Peralejos de las Truchas, se encuentra en buen estado, así que continuando siempre por ella, en unos dos kilómetros llegaremos a la parte superior de nuestra cascada.

Al llegar a éste punto podremos aparcar en una zona acondicionada para ello con una capacidad de unos 15 vehículos a la entrada de un antiguo albergue en la que aparecen señalizadas varias rutas. Nuestro primer contacto con el agua de un caudaloso Tajo, lo hacemos en la zona superior de la cascada, en la zona amplia que describe aquí el río de tonos esmeralda y aguamarina, poco después, pronto el agua se precipita por un salto artificial, ya colonizado y erosionado por la fuerza del agua.

A los pies de la cascada del Molino de Arriba, se forma una gran poza, donde los meses calurosos numerosas personas disfrutan de baños refrescantes, a partir de aquí, el río Tajo, con poca profundidad, va dibujando un camino de pequeños saltos y grandes  zonas de aguas remansadas donde pasar un gran día de calor estival.

A partir de éste punto, si lo deseamos podemos tomar el trazado del SL-11 El Molino de Arriba, y continuar río abajo por su margen derecho, llegando hasta el área recreativa de El Vado y posteriormente hasta la localidad de partida dando un cómodo paseo por el cerro de La Redonda, entre materiales jurásicos y vegetación de ribera. En poco más de dos horas haremos una vuelta circular disfrutando de unas vistas inmejorables sobre el río, de los barrancos que lo circundan, del bosque de Belvalle y de algún accidente geológico.

molino

<< Curiosidades

  • Si decides visitar este bello enclave te recomendamos observa los dos anticlinales que forman la estructura del cerro de La Redonda, dos pliegues anticlinales, divididos por una pequeña falla.
  • Observa también la forma de las piedras de la zona de la cascada, reciben el  nombre de «el Losar», pronto adivinamos por qué.
  • Fíjate en la variedad de especies arbóreas y arbustivas que hay en la ribera del río, estamos en una zona de vegetación muy densa con multitud de especies propias de climas más fríos.
  • Observa las barreras que forma la deposición de los carbonatos que lleva disueltos el río: forman como presas naturales, originando remansos río arriba con pozas y pequeñas cascadas río abajo. Son las formaciones tobáceas, sus  curiosas formas te sorprenderán.
  • Por último analiza la zona donde se encuentran las casas de la cascada del Molino de Arriba (no la central hidroeléctrica). Se asientan en una zona llana formada en gran medida por tobas. Marcan una zona casi plana por donde discurrió el río en la antigüedad, en periodos más fríos, cuando su caudal era muy superior al de la actualidad.

No podemos dejar de mencionar, que aunque con la intervención de la mano del hombre, estamos en un paraje natural, de especial valor tanto para flora y fauna endémicas como para visitantes y lugareños, es responsabilidad de todos mantener estos enclaves lo mejor cuidados posibles y con el aumento de las visitas ésto no ocurre. Debemos garantizar la supervivencia de estos sitios, para que todos los que queramos conocerlos, lo hagamos en las mejores condiciones.

Disfruta de ellos al máximo, pero recoge todo lo generes y llévate de vuelta lo que ya no necesites, evita molestar a la fauna y no destroces la flora que puebla el entorno. Así todos, grandes y pequeños, podremos contemplar todas las maravillas que nos rodean.