La Escaleruela

Espectacular cascada que se deja ver muy poco

Dirección

La Escaleruela

GPS

40.7840249, -2.1541774

Dirección

La Escaleruela

GPS

40.7840249, -2.1541774

La Escaleruela

La Escaleruela es una espectacular cascada de toba que debe su nombre a su forma escalonada. Es un magnífico ejemplo de construcción tobácea en el Parque Natural del Alto Tajo, complementaria de las tobas del Puente de San Pedro de las que distan apenas 1 km.

Se trata de una gran acumulación de toba calcárea, por lo que se denomina edificio tobáceo. La toba se forma por la precipitación del carbonato cálcico disuelto en el agua, que cubre rocas y restos vegetales como raíces, hojas, ramas y frutos, dejando un molde petrificado de su forma. Este edificio tobáceo continúa activo, lo cual quiere decir que cada año crece un poco más, pero este crecimiento no es continuado, sino que depende de las lluvias. En época húmedas precipita el carbonato y el agua origina una bonita cascada que en invierno puede llegar incluso a helarse. Sin embargo, en los meses de verano la cascada está seca e inactiva.

Las aguas que se precipitan por ella, proceden de una surgencia de aguas subterráneas que forma una pequeña laguna de aguas azul turquesa en el fondo del Barranco del Ciño Negro. Aunque esta pequeña laguna, no suele secarse, solo es en los meses de invierno cuando tiene suficiente agua como para que parte de ella llegue al barranco y caiga por la cascada, permitiendo la formación de la espectacular toba que vemos.

Por tanto, son principalmente las aguas subterráneas cargadas de carbonato cálcico (procedentes en parte de la muela en la que podemos ubicar la sima de Alcorón), las que arrastran este material, el cual al precipitarse hace crecer el edificio tobaceo que la cascada de la Escaleruela ha creado.

<< ¿Cómo llegar?

Para visitar esta preciosa cascada, recomendamos la primavera, tras un invierno húmedo,  ya que es la época del año que más agua puede tener. Lo más fácil es tomar la pista que circula paralela al Tajo, a la altura del edificio tobáceo del Puente de San Pedro, justo en un estrechamiento de la carretera que lo cruza, encontraremos dicha pista bien señalizada, por la que circularemos hasta que veamos la cascada a nuestra derecha, acompañada de señales del GR-113 que pasa por aquí.

Recordar que la toba es un material muy débil y que, concretamente ésta, está en proceso de crecimiento, por lo que no deberemos bajo ningún concepto desgastar o desmejorar a propósito el travertino. Si vamos haciendo el camino del GR-113 o de la Georuta 4, éste nos conduce entre bloques caídos de travertino hasta la parte superior de las cascada, donde se visita la surgencia, por favor, recordad que este edificio está vivo y tenemos que intentar causarle el menor daño posible, no se pisa fuera del sendero, no se arrancan trozos de toba ni se desgasta grabando nada en ella.