Muela del Conde

Imponente muela con preciosos escarpes rocosos

Dirección

Muela del Conde

GPS

40.662916826245, -1.9897061138288

Dirección

Muela del Conde

GPS

40.662916826245, -1.9897061138288

Muela del Conde

La Muela del Conde con sus 1454 metros, exhibe uno de los relieves más vigorosos y espectaculares del Parque Natural del Alto Tajo.  Está situada en la margen derecha del río Tajo, en el entorno de la Laguna de Taravilla y de la cascada del Salto de Poveda, dos de los enclaves más populares de este extraordinario espacio natural, la montaña es escasamente visitada.

<< Entorno

Podemos observarla fácilmente desde la carretera que une las localidades de Taravilla y Poveda de la Sierra, en un mirador acondicionado que encontramos en uno de sus márgenes y donde podemos estacionar fácilmente. Su cima solitaria y tranquila, refugio de cabras montesas, buitres leonados y todo tipo de aves rupícolas, al margen del bullicio propio de las zonas de baño acondicionadas junto al río durante los meses de estío.

Los farallones de su fachada de poniente cuentan con varias vías de escalada, sujetas a la regulación de actividades deportivas en el Parque Natural, que permite expresamente la escalada en las Agujas de la Muela del Conde «fuera del periodo de nidificación de aves rapaces comprendido entre el 1 de enero y el 15 de agosto». Atendiendo a sus especiales valores geológicos y culturales.

Además nos situamos en un enclave de lo más visitado, pudiendo enlazar la visita a la Muela del Conde con la Laguna de Taravilla o el Salto de Poveda.

<< Curiosidades

La muela del Conde, recibe el nombre del Conde don Julián, que con ocasión de la invasión de España por los árabes, el último de los jerarcas visigodos, se refugió en estos contornos, en un lugar que aún los naturales llaman «el castillo de don Julián» o la «muela del Conde», situado en altivo y casi inaccesible promontorio donde el río Cabrillas va a desembocar en el Tajo.

El hecho es que en ese enclave se ven todavía algunas ruinas, al parecer de un castro celtibérico, luego usado como atalaya vigía medieval, con estrecha entrada y restos de armas y otros pertrechos militares. Aún cuentan que allí estuvo la mujer del Conde, doña Frandida o Farandina, y que una hija de ambos, llamada Florinda, arrojó al fondo de la laguna de Taravilla una gran cantidad de tesoros para que no fuera aprovechados por los invasores moros.

Además, existe la presencia de diversas figuras talladas en la roca, petroglifos, pertenecientes a ocupaciones pasadas junto a alguna inscripción de carácter más contemporáneo.

<< Recomendaciones

La muela del conde garantiza una excursión de aventura salvaje. No existe señalización alguna que nos sirva de orientación. Si deseas conocerla atiende a ésta breve explicación.

Para encontrar el camino de inicio que nos dirige a su cumbre, recomendamos acercarnos hasta la Laguna de Taravilla con nuestro vehículo, y una vez estacionados, comenzar nuestro ascenso por la pista de tierra a nuestra izquierda hasta llegar al Collado Somero, una vez aquí, debemos encaminarnos por la pradera hacia la linde con el pinar, ayudándonos de las sendas que han sido trazadas por la fauna silvestre que puebla ésta montaña.

Continuando nuestro ascenso entre pinos y algún escarpe rocoso nos encontraremos con un gastado camino en zig-zag que nos guía en el tramo final de la subida por el escarpe rocoso donde algún hito nos marca el paso estratégico.

La extensa meseta de la cima de la Muela del Conde, carece de puntos que nos sirvan de orientación, así que para encontrar su punto más elevado, deberemos rodear la altiplanicie en sentido antihorario, lo más cercano posible a su reborde externo Nor-Oeste, asomando de vez en cuando hacia el Norte, donde podemos contemplar la vista de Cabeza Machorra con 1426 metros,  hasta encontrarnos con un pequeño cerco de piedras desmoronadas que nos indica el punto más alto de la Muela del Conde.

El descenso lo encaminaremos por el mismo recorrido utilizado en la subida, con cuidado y disfrutando del entorno, en unas dos horas, estaremos de regreso junto a la Laguna.