Ermita de la Virgen de Montesinos

Ermita muy bien conservada en un paraje espectacular

Dirección

Ermita de la Virgen de Montesinos

GPS

40.8834303, -2.1038112

Dirección

Ermita de la Virgen de Montesinos

GPS

40.8834303, -2.1038112

Ermita de la Virgen de Montesinos

El Santuario de la Virgen de Montesinos se levanta en medio de un maravilloso paisaje natural, pétreo y rojizo. La erosión ha esculpido con paciencia, los peñascos caprichosos que flanquean la hoz, dotándola de unos colores y una belleza que no imaginábamos. El edificio se observa de frente una cascada que en época lluviosa, es motivo de júbilo, la cuál discurre por un antiguo «valle colgado», el cuál quedó por encima del cauce del río, obligando a las aguas de su arroyo a formar ésta cascada.

La leyenda cuente que la Virgen se apareció a una pastorcilla manca que andaba buscando una vaca que se había perdido extraviada en el barranco que traza el río Arandilla. La Virgen le ayudó a encontrar al animal y le conminó a que fuera al castillo de Alpetea, donde el moro Montesinos gobernaba estas tierras con una gran crueldad. Para convencer a Montesinos la Virgen le devolvió la mano, grabando en ella la señal de la cruz. Montesinos, impresionado al contemplar tal milagro, se convirtió al cristianismo y erigió una ermita en honor a la Virgen María que hoy lleva su nombre.

La ermita de la Virgen del Montesinos posee unas dimensiones considerables. De planta rectangular, está formada por dos cuerpos, siendo más elevado el que se corresponde con la cabecera a la que se encuentra adherida la sacristía. En la parte más alta se abre un vano, ocupado por una pequeña campana. Destacan su puerta adintelada de arco de medio punto formado por grandes dovelas y la cúpula interior que se levanta sobre el presbiterio, decorada con elementos geométricos. Frente a
la misma, se encuentra la casa del santero.

El tercer fin de semana de Mayo se celebra la romería en honor a la Virgen de Montesinos, declarada Fiesta de Interés Turístico Provincial. Los habitantes de los pueblos de Cobeta, Torremocha del Pinar, Villar de Cobeta, Olmeda de Cobeta, Anquela del Ducado, Selas y Aragoncillo peregrinan a esta ermita portando sus particulares cruces parroquiales y estandartes, motivo por el cual esta fiesta es conocida también con el nombre de la “Romería de las siete cruces y las siete banderas”.

Al encontrarse en este santuario, entrechocan las mismas en señal de fraternidad y después de dar siete vueltas alrededor de la ermita terminan el acto con una comida popular.

Durante más de medio siglo habitó en este santuario Francisco Checa Concha, conocido como “el santero de la virgen de Montesinos”, quien falleció en abril de 2014 a la edad de 93 años. En su memoria, se erigió una placa en las proximidades de la ermita. Hoy en día en las instalaciones que ocupaba, se ha creado un pequeño refugio al cuál podemos acceder y del que podemos hacer uso, solicitando los permisos adecuados en el Ayuntamiento del pueblo de Cobeta.

Recomendamos encarecidamente la visita a este santuario, no sólo por el valor folclórico o religioso que pueda tener, si no por la espectacular belleza del lugar donde se encuentra. Es un pequeño remanso de naturaleza donde sólo se respira paz que todo amante del aire libre merece y debe conocer. Además podemos recorrer un tramo junto al cauce del río y descubrir muchos de los secretos y animales que se encuentran en las grietas de las moles rojizas que constituyen las paredes del cañón.

<< ¿Cómo llegar?

Para acceder a este Santuario, debemos salir de la localidad de Cobeta, por la CM-2015 con dirección Corduente. Inmediatamente después de cruzar un pequeño puente sobre el río Arandilla y justo antes de una gran curva que asciende, sale una pista a nuestra izquierda que nos conduce a un pequeño aparcamiento, situado a unos metros de la ermita de la Virgen de Montesinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.