Poljé del Cubillo

Curiosidad propia de otras latitudes

Address

Poljé del Cubillo

GPS

40.54954965087, -1.8147249531353

Address

Poljé del Cubillo

GPS

40.54954965087, -1.8147249531353

Poljé del Cubillo

Un poljé es una depresión kárstica a modo de valle alargado y cerrado de fondo plano, de gran tamaño y contornos irregulares. Los bordes son empinados o escarpados y en ellos aflora la roca caliza. Su origen se debe a la disolución de las rocas carbonáticas (karstificación) y a la existencia de pliegues o fallas en el macizo kárstico. Estas estructuras predisponen una zona para la actuación de la disolución que da lugar, en el poljé del Cubillo, a esta depresión.

El poljé suele estar recorrido por un riachuelo o arroyo estacional que desaparece súbitamente por un sumidero o ‘ponor’, en este caso, ubicado en el fondo del valle que conduce parte del agua a la Cueva del Tornero. Debido a la relación existente con las aguas subterráneas, cuando el nivel freático es alto suelen formarse lagunas estacionales en el fondo del poljé. Las lagunillas del Cubillo son pequeñas charcas estacionarias de contorno prácticamente circular sobre arenas relícticas, de tal manera que se han convertido en pequeñas ‘islas edáficas’ silíceas, rodeadas por sustratos calcáreos.

Esto condiciona la curiosa presencia de diversas especies de flora silicícola en un entorno calizo como la Genista anglica, un tipo de aliaga, o de las únicas poblaciones conocidas en el Parque de dos especies de plantas acuáticas, Eleocharis acicularis y Littorella uniflora, propias de humedales de sustrato silíceo. También encontramos en el fondo del poljé una torca con una laguna permanente en cuyo interior existen poblaciones de especies protegidas de plantas acuáticas como Polygonum amphibium y Potamogeton gramineus.

Para conocer este curioso poljé del Cubillo recomendamos hacer la Georuta 8 que nos acerca a paisajes de gran valor entre las localidades de Checa y Chequilla, o simplemente acercarnos a la localidad de Checa, tomar el camino de la Aguaspeña, y continuar, hasta que a nuestra derecha encontremos la señalización que nos indica la ubicación de este valle.