Barranco de la Hoz

Una de las joyas del parque y visita obligatoria

Address

Ventosa

GPS

40.829425627658, -1.9994734903129

Address

Ventosa

GPS

40.829425627658, -1.9994734903129

Barranco de la Hoz

El Barranco de la Hoz es sin duda uno de los paisajes más emblemáticos del Parque Natural Alto Tajo. Se trata de un cañón delimitado por farallones rojizos de varios cientos de metros de desnivel que constituye uno de los reclamos turísticos más importantes de la provincia. Sobre las paredes de areniscas y conglomerados la erosión ha labrado caprichosas formas entre las que destacan algunos tormos como El Huso. Las curiosas morfologías, unidas a la amplia variedad botánica, completan una diversidad cromática que evoluciona a lo largo de las estaciones, ofreciendo un entorno natural de gran belleza.

Cuando uno se acerca a visitar la Virgen de la Hoz por primera vez se asombra lo primero al llegar a la entrada del Barranco y divisar esas formaciones rocosas de tono rojizo. Al adentrarse por la carretera y seguir el curso del río Gallo se va dando cuenta que el agua a labrado su paso entre las formidables rocas abriéndose paso entre la naturaleza abrupta del paisaje.

Contemplando el “Huso” una roca delgada y puntiaguda, nos acercamos a la ermita de la Virgen, al llegar nos vuelve a sorprender la “Rueca” un roca enorme que se alza enfrente del Santuario y sobre todo nos llama la atención el enclave de la casa de la Hoz en la misma roca debajo de una gran formación de rocas areniscas y conglomeradas que nos hablan del pasado milenario de esta tierra. Accedemos a su plaza y alzamos la vista a una piedra que parece peligrosa porque asoma más que las demás y que los lugareños llaman la “Cobertera“.

En sus espectaculares farallones encontramos afloramientos estratigráficos de una calidad excepcional que sirven para reconstruir el clima y las condiciones de la Tierra hace alrededor de 250 millones de años. Por ello, este lugar es uno de los Geosites españoles, es decir, aquellos lugares de España con un interés geológico de relevancia mundial. Además, estos escarpes son refugio de rapaces que fácilmente pueden divisarse sobrevolando la zona.

Por otro lado, su disposición en dirección, aproximadamente, Este-Oeste propicia diferentes condiciones microclimáticas en sus dos márgenes lo que, unido a la abundancia de agua, amplía el número de especies que encuentran su hábitat en sus abruptas laderas. Algunas, como el Delphinium fissum, representan una de las últimas poblaciones de una especie botánica relicta, en grave peligro de extinción.

<< ¿Qué hacer?

En el entorno del barranco encontramos varias posibilidades para descubrir todos éstos rincones. La Ruta 1 del Parque Natural recorre el Barranco de la Hoz y conecta con el Puente de San Pedro y la Ermita de Montesinos en un recorrido de 37 kilómetros. La georuta 5, nos conecta con Cuevas Labradas donde veremos sus espectaculares pliegues. Y los merenderos que aquí encontramos junto al cauce del río Gallo, nos invitan simplemente a pasear por su tranquilidad o descansar bajo sus frescas sombras.

<< ¿Cómo llegar?

Está perfectamente señalizado, ya que es una de las joyas del parque y se encuentra en la carretera que une las localidades de Corduente y Torete, es imposible perderse. Podremos aparcar en varios aparcamientos a lo largo de la carretera, cada área y el santuario, cuentan con uno.