RG PNAT 2 El valle de los Milagros

Uno de los imprescindibles del Alto Tajo

Dirección

Inicio en Cueva de los Casares

GPS

40.939636, -2.2922272

Dirección

Inicio en Cueva de los Casares

GPS

40.939636, -2.2922272

Solo Ida 10,5 Km  |  Desnivel 142 m  |  Duración 4 h  |  Ruta A píe – Bici

RG PNAT 02: El valle de los Milagros

Esta ruta puede ser apta para senderismo si se realiza entre la Cueva de los casares y la Cueva de la hoz, en este caso la longitud es de 12 Km ida y vuelta. También existe una variante de BTT de 28,5 Km pasando por la localidad de Ablanque,  esta versión del recorrido tiene carácter circular. Actualmente es la número 4 en la red de rutas de senderismo oficiales del Alto Tajo.

En el inicio de la ruta se encuentra la Cueva de los Casares con importantes grabados paleolíticos y que se puede visitar con cita previa a través de su web oficial.

Nuestro recorrido senderista, tendrá un desnivel de 100 metros y tardaremos sobre las 3,5 horas ida y vuelta, es un recorrido muy fresco y cómodo sobre todo en los múltiples tramos por los que tendremos que cruzar el río Linares.

En el caso de la ruta ciclista de 28,5 km, tendremos un desnivel de 260 metros y tardaremos unas 5 horas en hacer su recorrido entero, el cual, obligatoriamente tiene que ir en sentido Cueva de los Casares, Riba de Saelices, Ablanque…. debido a las elevadas pendientes cerca del Valle de los Milagros.

Esta ruta nos lleva mediante un cómodo paseo siguiendo el cauce del río Linares, hasta la base de los dos pináculos de arenisca que dan nombre a este recorrido. Asimismo, descubriremos por completo un valle escavado en el cuál podemos apreciar fácilmente los diferentes tipos de roca que poco a poco han formado el valioso pasado geológico de esta zona.

Destacando la geología del Valle de los Milagros, primero apreciamos los materiales calizos, de tonos más blancos y marrones, que son producto de la sedimentación en antiguos mares que ocupaban todo este territorio. Después, las areniscas y conglomerados rojos, producto de los fondos de grandes y caudalosos ríos hoy extintos y por último el cambio de color tan evidente a tonos oscuros y negros pertenecientes a las más que llamativas pizarras.

Otro de los alicientes que hacen de este, uno de los senderos que más nos han gustado es la facilidad para la observación de todo tipo de aves, principalmente tanto rapaces rupícolas como forestales.

Caminamos atravesando una impresionante masa forestal (todavía en desarrollo, ya que estamos en la zona afectada por el incendio de 2005), que actualmente ocupan numerosas especies de aves como el agateador común, el cuco, el pico picapinos, el petirrojo, el arrendajo… . Entre las rapaces forestales que usas estos bosques para reproducirse cabe destacar al águila culebrera (Circaetus gallicus) y el águila calzada.

<< ¿Cómo llegar?

Para realizar la ruta caminando, debemos de dirigirnos con nuestro vehículo hasta el área recreativa a los pies de la Cueva de los Casares, donde encontraremos el panel de inicio de la misma, que nos adentra hacia el Valle de los Milagos, si en cambio queremos hacer el recorrido en bicicleta, el sentido de la marcha será al contrario, desde la Cueva de los Casares, dirección Riba de Saelices.

Por último recordar llevar suficiente agua para todo el camino, ya que no hay fuentes ni posibilidad de coger agua en ninguna parte del recorrido.

Señalización e Inicio de la Ruta

Esta ruta cuenta con un panel informativo al inicio de la ruta y el camino a seguir está marcado con pintura de color rosa, aunque el estado actual y la larga distancia hace que no sean fáciles de seguir, por lo que recomendamos descargar el track de la ruta para hacerla sin problemas.

Salimos del área recreativa que se encuentra a los pies de la Cueva de los Casares y del poblado del mismo nombre, los cuales nosotros visitamos antes de comenzar nuestra ruta. Nos vamos a adentrar siguiendo el sendero que sale a nuestra derecha nada mas cruzar el pequeño puente del río Linares. Justo al lado veréis el panel explicativo de inicio.

Seguiremos la senda siempre río arriba, vadeándolo en varias ocasiones por pequeños puentes de piedra que nos ayudan a cruzar, aunque para los menos acostumbrados a estas actividades aconsejamos llevar los palos para tener un tercer o cuarto punto de apoyo que nos ayude en esta tarea. El valle, que en su inicio se nos presenta angosto, poco a poco va ganando en amplitud a medida que avanzamos. La senda , en su mayoría, es ancha y sombreada, exceptuando el tramo inicial que debemos evitar en las horas punta del día, y nos permite llegar de forma cómoda y rápida a las estructuras de Los Milagros, curiosas formaciones geológicas, que como hemos comentado anteriormente son fruto de la erosión.

Caminamos siempre en dirección a estos torreones rojizos y poco a poco ascenderemos hasta la base de los dos mas cercanos, el Puntal del Milagro (El mas ancho y cuadrado) y Peña Eslabrada (El mas puntiagudo).

Tras un pequeño descanso en su base y refugiados bajo su sombra, comenzamos nuestro regreso y el descenso hasta llegar al área recreativa de la cual partimos, por el mismo trazado que hemos descrito al venir. Con la vista del que retorna, divisamos en lo alto del cerro a nuestra izquierda la Cueva y el Poblado de los Casares con su atalaya de origen musulmán visible a gran distancia.

Si no hemos visitado antes la cueva y la atalaya podemos ascender hasta lo alto, desde la cual tenemos una preciosa vista del valle del rió Linares, y del Valle de los Milagros. Desde lo alto de esta atalaya, también disfrutaremos de la vista del poblado de los Casares, apreciando mucho mejor su tamaño y su distribución.

En resumen, una ruta de senderísmo muy interesante en un entorno espectacular, cargado de historia tanto geológica como de nuestra evolución humana, y ahora, suma a su favor, el que nos permita contemplar la buena y rápida regeneración de este maravilloso bosque, que dentro de poco aunque demasiado para nosotros, volverá a recuperar todo su esplendor.